Condenan a 85 bastonazos a pareja descubierta manteniendo relaciones sexuales en Indonesia

Una pareja del mismo sexo es condenada por un tribunal de Aceh, en Indonesia, a recibir 85 bastonazos cada uno después de haber sido descubiertos manteniendo relaciones sexuales.

0
441

Un juez de indonesia condena a 85 bastonazos a cada uno de los dos hombres, de 20 y 23 años de edad, que habían sido sorprendidos manteniendo relaciones sexuales en su propio domicilio, en la ciudad de Banda Aceh. Se trata de la primera sentencia de este tipo desde que se instaurara la ley sharia en esta provincia de Indonesia. «Se ha demostrado, jurídicamente, de manera convincente, que ambos son culpables de relaciones homosexuales (…). Están condenados a recibir públicamente 85 bastonazos», declara el juez Jairil Jamal.

Con el objetivo de poner fin a décadas de rebelión separatista, el gobierno de Yakarta concede a la provincia de Aceh el estatuto de autonomía, en 2001, siendo la única de las 33 provincias de Indonesia en la que se aplica legalmente la ley sharia, que castiga con bastonazos delitos como apostar, beber alcohol o cometer adulterio, además de mantener relaciones entre personas del mismo sexo. Los bastones con los que se aplica el castigo están hechos de hojas de palma, ratán, y no provocan generalmente heridas graves. Se trata en realidad de un castigo cuyo propósito principal es la humillación pública de los reos.

«Estos hombres han sido invadidos en su privacidad de una manera espantosa y humillante», reclama Phelin Kine, vice director de la división de Asia para Human Right Watch, pidiendo la anulación del veredicto de forma inmediata al considerar el procedimiento de los bastonazos como una tortura. El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos del que Indonesia es firmante, prohíbe prácticas como los bastonazos o los latigazos al considerarlas una práctica cruel, así como la persecución por razones de índole religiosa o sexual.

«El presidente debería intervenir con urgencia en este caso, para cumplir su compromiso declarado de erradicar la discriminación por motivos sexuales», reclama Kine, recordando que en octubre de 2016 el presidente de Indonesia, Joko Widodo, había manifestado su desacuerdo con este tipo de métodos extremos con los que se castigaba a los miembros del colectivo LGBT llegando a declarar que «la policía debe actuar en contra de los intolerantes». Indonesia es el país musulmán más grande del mundo, que sumado al 93 % de homofobia que se calcula padece, da cuenta del nivel de persecución al que están sometidas las personas homosexuales, bisexuales o transexuales.